Fotocélula: qué es y para qué sirve

       

Fotocélula: qué es y para qué sirve

La fotocélula es un elemento indispensable ya no tan sólo para el buen funcionamiento de las puertas automáticas que construimos en nuestra fábrica de puertas de Alcoy, Alicante, sino en cualquier tipo de construcción.

En este post vamos a contártelo todo sobre la fotocélula.

Ten en cuenta que este dispositivo electrónico es imprescindible para la automatización de todo tipo de puertas: puertas de garaje, puertas para viviendas unifamiliares, para naves industriales o fábricas, comercios…

Con la fotocélula las puertas se detendrán de manera correcta gracias a sus sensores. Como se puede entender fácilmente también constituyen un elemento de seguridad.

Definición de fotocélula

Como te hemos dicho en el párrafo anterior es un dispositivo electrónico de seguridad. Está compuesto por un emisor y un receptor.

El receptor genera una luz. El emisor es el que recibe esta luz. Cuando se interpone un obstáculo, esa luz queda interrumpida y provoca que la puerta automática no se cierre. Es más, retrocede. De esta manera podemos evitar algunos accidentes por aplastamiento.

No cabe duda que colocar estos mecanismos en las puertas automáticas es de máxima necesidad. Sobre todo si estamos hablando de garajes que están situados en calles muy concurridas y frecuentadas por niños.

Pero también es importante en puertas que están colocadas en industrias y todo tipo de naves, mientras hay gente que está trabajando.

Sin las fotocélulas las puertas no se detendrían y corremos el riesgo de accidentes. Por eso en Portamatic siempre aconsejamos su colocación en todo tipo de puertas como las correderas, abatibles, seccionales, enrollables o las puertas rápidas de cristal.

En estas últimas quizá incluso es más necesario. Las puertas rápidas de cristal se han popularizado en todo tipo de comercios. Se detecta la presencia de un peatón y éstas se abren de manera automática.

Por tanto el peatón no tiene que hacer ningún esfuerzo físico para abrir o cerrar. Si el usuario va cargado de paquetes desde luego que lo agradece. De hecho podemos decir que estas puertas automáticas rápidas de cristal constituyen un buen argumento para la venta.

Generalmente una fotocélula puede utilizarse a una distancia aproximada de hasta 50 metros entre el emisor y el receptor. La conexión puede ser a través de un cableado o con pilas.

Otros usos

Es evidente, como ha quedado reflejado en las anteriores líneas, que es muy beneficioso colocar fotocélulas en todos los modelos de puertas automáticas. Nos aseguraremos de esta manera que no ocurran accidentes inesperados.

Pero el uso de estos dispositivos está muy extendido en otros muchos campos.

Por ejemplo, en las puertas de los ascensores. En cuanto se detecta la presencia de alguna persona u objeto, la puerta del ascensor para su recorrido y retrocede evitando los aplastamientos o golpes.

También se utiliza como elemento de seguridad en las casas. Si se coloca una fotocélula ésta puede detectar la presencia de una persona extraña. El dispositivo está conectada con una alarma que la hace sonar. Desde luego que es un buen sistema de disuasión de los ladrones.

En muchas ocasiones se utilizan para el ahorro en la factura de la luz. Así, las luces de un determinado edificio sólo se encienden cuándo detectan la presencia de personas. Esto hace que la luz no se quede encendida más tiempo del necesario. Se utilizan muchísimo en las escaleras de las comunidad de vecinos. También se colocan este tipo de fotocélulas en los garajes. Está demostrado que este sistema ayuda a rebabar el recibo de la luz.

Tipos

Vamos a ver los dos tipos de fotocélulas más comunes que puede encontrar en el mercado:

Juego de fotocélulas

Las llamamos así porque son dos fotocélulas que se colocan una enfrente de otra. Son muy seguras. Su funcionamiento es muy sencillo. Se colocan a cada lado de la puerta automática y emiten constantemente ese haz de luz del que hemos hablado al principio.

En cuanto detectan la presencia de una persona y objeto se para en seco ya que el haz de luz ha quedado interrumpido. Le ordena a la puerta que interrumpa su movimiento. En nuestra tienda online puedes juegos de fotocélulas como estos:

FOTO

De espejo

El emisor emite la luz hacia un receptor. En este receptor rebota el haz de luz. Si la luz se corta ocurre lo mismo que te acabamos de contar. Que se para en seco el movimiento de la puerta.

Actualmente podemos decir que son las más usadas. Tienen un radio de acción entre 15 y 20 metros. Una de sus grandes ventajas es que el espejo no necesita de ningún tipo de alimentación.

Lo que sí te aconsejamos es que cuando tengas que colocar algún tipo de fotocélula lo haga personal especializada. Decimos esto porque es fundamental que estén bien alineadas para que ejerzan correctamente la misión para las cuáles han sido diseñadas.

La fotocélula es uno de los automatismos que puedes encontrar en nuestra tienda online. Para mayor seguridad del consumidor todos nuestros productos están avalados por el Marcado CE. Esto significa que han pasado controles estrictos de seguridad y que cumplen con toda la legislación que marca la Unión Europea.

Esto es todo lo que te queríamos contar sobre la fotocélula. Un dispositivo que consideramos necesario que toda puerta automática tenga. Un elemento de seguridad indispensable para evitar accidentes. Hemos visto también que estos dispositivos se utilizan en otros muchos sectores, no tan sólo en el de las puertas automáticas.

¿Qué tipo de fotocélula has colocado en tu puerta automática y por qué? Contéstanos a esta pregunta en la sección de comentarios que verás un poco más abajo.

¿Te ha resultado interesante este post? Si es así estaríamos encantados de que lo compartieras por redes sociales.

 

Publicado el 22/11/2019

       

RSS 2.0 (Blog)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios

¿Necesitas ayuda?

Escríbeme un correo electrónico o llama al 96 552 00 14

Los datos han sido enviados correctamente

Últimas entradas

Archivo

CATEGORÍAS

¡LO MÁS VENDIDO!