Problemas en garajes comunitarios y cómo solucionarlos

       

Problemas en garajes comunitarios y cómo solucionarlos

Los garajes comunitarios son, como su propio nombre indica, zonas comunitarias. Y como en cualquier zona comunitaria surgen de vez en cuando algunos problemas entre propietarios. ¿La razón? El mal uso de las plazas de aparcamiento.

Seguro que te has encontrado con algunos de estos problemas dentro de los garajes comunitarios. ¿Cómo solucionarlos? Buceando por la legislación lo cierto es que la única solución es aplicar el sentido común.

Si lees el código civil lo que expresa es que el garaje no es una zona privada y que has de compartir su uso con el resto de propietarios. Se ha de hacer un uso coherente, que en ningún caso moleste o perjudique al resto de vecinos.

Lo que se considera es que ningún propietario de una plaza de garaje puede salirse de las líneas blancas que delimitan su zona.

Estos son algunos de los principales problemas que te puedes encontrar en garajes comunitarios:

Aparcar más de un vehículo en las plazas de los garajes comunitarios

Esta es la situación que más problemas genera entre los propietarios de las plazas de garaje.

Un propietario considera que tiene una plaza lo suficientemente grande como para aparcar dos vehículos. Suele ser un coche y una moto. Sería difícil ver dos coches en una misma plaza, aunque también puede ocurrir.

Si leemos la Ley de la Propiedad Horizontal no dice nada respecto a esta circunstancia.

Habría que ver si en los Estatutos de la comunidad de vecinos dice algo al respecto. Tampoco suele aparecer nada porque se supone que una plaza está destinada a un solo vehículo.

En cuanto a las sentencias emitidas a lo largo de la historia  hay que decir que difieren mucho unas de otras. Algunas creen que el propietario está en su derecho de aparcar dos vehículos y otras que no.

En cualquier caso el sentido común es lo que debe primar. En principio sí se pueden aparcar dos vehículos siempre y cuando no molesta a la maniobrabilidad del resto de vecinos. Es decir, que una moto, por ejemplo, no impida que el propietario de la plaza de al lado pueda entrar cómodamente a su coche.

No aparcar correctamente saliéndose de los límites

Desde luego que es muy molesto que el coche del vecino invada tu plaza y que tengas además dificultades para entrar o salir.

Esto ocurre porque la plaza de garaje es muy pequeña o bien porque el propietario de la misma no es muy “hábil” a la hora de aparcar. Aquí hay poco que hacer. Te aconsejamos que hables con el infractor y que le hagas entrar en razón.

Si su actitud no es muy colaborativa entonces el segundo paso será ponerlo en conocimiento de la Junta de Propietarios para que se adopte una solución.

Aparcar en otras plazas de los garajes comunitarios

Esta práctica es muy desagradable. Suele suceder, sobre todo, en los aparcamientos de segundas residencias como por ejemplo en garajes de zonas costeras.

Un conductor, al ver que la plaza ha estado vacía durante un tiempo, la ocupa. El problema es cuando el propietario entra a su garaje y ve que no puede estacionar. Lo más grave es que no sabe a quién pertenece el coche invasor.

La razón está de parte del propietario y ya se han dictado sentencias obligando a pagar al propietario que la ha ocupado. Este pago es proporcional al número de días que la ha usado sin permiso.

Si estás pensando en avisar a una grúa olvídate porque los aparcamientos son zonas privadas y se necesita el permiso de un juez.

Plazas de garajes comunitarias utilizadas como trasteros

Este es otro de los puntos algo conflictivos. Ninguna ley dice que un propietario no pueda utilizar su plaza para almacenar todo tipo de objetos que quizá no tengan cabida en su casa.

Lo que nos podemos encontrar es que estos elementos almacenados puedan poner en peligro la seguridad del conjunto del garaje.

Nos estamos refiriendo al hecho de que almacene productos como pintura o gasolina que puedan ser inflamables.

La misión de una plaza de garaje es aparcar y no almacenar todo tipo de productos.

En caso de siniestro habría un grave problema con la compañía de seguros. Es posibles que interprete que se ha hecho un mal uso de la plaza y es posible que se niegue a pagar la indemnización.

Colocar cepos o soportes

Aquí la legislación sí que es clara porque un propietario sí puede colocar un cepo para garaje para proteger su propiedad. De este hecho ya publicamos en su día este post sobre los cepos.

Ahora bien. Como siempre, prima el sentido común porque ese cepo no puede dificultar la maniobrabilidad del resto de vecinos.

También se pueden colocar soportes para colocar bicicletas siempre y cuando no molesten.

Hacer mal uso de otros elementos comunes

Todos los propietarios están obligados a cuidar otros elementos comunes y hacer un buen uso de ellos como por ejemplo de las puertas automáticas.

Todos los propietarios están obligados a su mantenimiento y lo están por ley.

No sería muy cívico utilizar los extintores sin riesgo de incendio o utilizar las papeleras como cubos de basura. Por supuesto que se ha de circular por dentro del garaje a una velocidad muy moderada para no poner en riesgo a los peatones que accedan al garaje.

Estos son algunos de los malos usos en los garajes comunitarios. Aunque en ciertos puntos la ley ha dictado sentencias lo más lógico es que impere el sentido común y la convivencia.

¿Te has encontrado alguna vez con este tipo de soluciones? ¿Cómo lo has podido solucionar? Escríbenos tus opiniones en la sección de comentarios. Si ves que hay algún que otro punto que no hemos tratado dínoslo y lo incluimos.

¿Te ha gustado este post? Nos encantaría que lo compartieras por tus redes sociales.

 

Publicado el 29/7/2019

       

RSS 2.0 (Blog)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios

¿Necesitas ayuda?

Escríbeme un correo electrónico o llama al 96 552 00 14

Los datos han sido enviados correctamente

Últimas entradas

Archivo

CATEGORÍAS